Adviento 2019: Nacidos para ser libres

Estamos comenzando un nuevo año, llega el Adviento y ante él tenemos dos opciones: caer en la rutina y pensar, un ciclo que se reinicia, un nuevo curso que avanza poco a poco, los anuncios navideños empezarán en noviembre, mucho antes de que lleguen las vacaciones y la Navidad, vuelven los mismos hábitos, o podemos darnos cuenta que Dios nos da una nueva oportunidad de nacer, de comenzar de nuevo, de re-nacer a la libertad.

Sin darnos cuenta en la vida cotidiana se nos van adhiriendo lastres y pesos que nos van frenando, encadenando y nos terminan esclavizando. Salir de lo cotidiano es difícil e incluso costoso, abandonar ideas y concepciones que nos esclavizan puede ser muy molesto. A veces se nos suele olvidar nuestro ser, nuestra identidad, somos hijos e hijas amados de Dios, sus predilectos. Tener dignidad de hijos es saber a la familia que pertenecemos, conocemos nuestra identidad. Somos hijos e hijas de Aquel que nos libera y nos invita a vivir con los pies en la tierra, en la tierra prometida y heredada. 

El Adviento nos da la oportunidad de nacer de nuevo, de abrir caminos nuevos, horizontes nuevos, de marchar por sus sendas (cf. Is 2, 3). Para nacer de nuevo es necesario despertar y ponernos en camino. Jesús le dijo a Nicodemo que si no nacía de nuevo era imposible que viera el reinado de Dios (cf. Jn 3, 3-5), y podemos pensar como Nicodemo, ahora que soy mayor, que se lo que significa ser cristiano ¿es posible nacer de nuevo? Sí es posible nacer de nuevo, nacer a la libertad, si nos dejamos moldear por Dios. 

El Adviento nos da la oportunidad de re-comenzar cargados de esperanza, de nacer a la libertad que nos hace plenos y nos llena de felicidad, de volver a levantarnos tras nuestras caídas diarias. Tenemos la oportunidad este Adviento de vivir y de hacer las cosas de un modo nuevo, de renovar nuestro compromiso, de nacer cada mañana desde la esperanza.

Dios siempre está dispuesto a nacer en nosotros pero para ello necesita también de nuestra disponibilidad, que entremos en la dinámica de la Navidad, de la acampada de Dios en la tierra, de la llamada a ser libres.

Vivamos este adviento con la esperanza de aquellos que esperan en el Señor, hagamos todo nuevo sabiendo que Dios cuenta con nosotros siempre a pesar de nuestras debilidades.

Elena Dionisio Ruiz, Religiosa Trinitaria

Recursos: 

 

 

Compartir

Sobre nosotros

Los centros educativos de la Fundación Educativa Santísima Trinidad (FEST) son expresión de la misión liberadora que a lo largo de los siglos ha caracterizado, en la Iglesia y en la sociedad, a los diversos institutos y congregaciones de la Familia Trinitaria; renueva su identidad carismática al servicio de todas las personas, educando en la libertad interior y exterior